Historia del mosaico III: Orígenes del mosaico

Por el Agosto 3, 2016 en Historia del mosaico
0
0

Las raíces ancestrales del mosaico son orientales. La más antigua representación se remonta al III milenio antes de Cristo, en Mesopotamia. Era una decoración en teselas cúbicas de terracota aplicada sobre las paredes y medias columnas, como la que se encontró en el palacio de Mesopotamia, elaborado con piezas grandes, de distintos tamaños y colores, que puede admirarse en el Museo Británico, de Londres. El mosaico sirvió para ornamentar palacios y templos de Egipto, cuyas teselas eran de vidrio coloreado y de esmalte. De Egipto se difunde a Siria, Asia Menor y Grecia. En esta nación los primeros mosaicos fueron revestimientos de guijarros pétreos, como los que se encontraron en la ciudad de Pella (Macedonia) del siglo IV y V antes de Cristo. En la época helenística las teselas se usan más regulares. Se inicia al incrustar en los grandes mosaicos pavimentales, un panel circular figurativo en el eje central del espacio, denominado “emblemata”.

De la Grecia helenizada, pasa a ser un sistema superficial de ornamento durante la romanización. En la Roma pagana adquiere notable expansión. La decoración musiva llega a un momento de dominio de la técnica que, se introduce en el interior de las mansiones y pasa a cubrir los pavimentos de las casas romanas. La gran mayoría de las composiciones romanas fueron ejecutadas en estas técnicas. Entre las piezas inmortales destaca por su interés histórico la ‘Batalla de lssos”, del 331 antes de Cristo, entre Alejandro Magno (retrato) y el ejército Persa de Darío, hallado en la casa de Fano de la ciudad de Pompeya, hoy en el Museo Nacional de Nápoles. Solo un gran artista pudo plasmar esta obra de arte. En las ruinas de Ostia Antigua y en la misma ciudad de Roma pueden contemplarse diversos pavimentos albinegros.

Esta publicación es un extracto del artículo Historia del Mosaico escrito por el artista Domingo Iturgaiz, uno de los participantes de la muestra Bellezas Habitables.

Continuará en breve con el capítulo:

Historia del mosaico IV: la época romana

Sobre el autor

Bellezas HabitablesVer todas las entradas de Bellezas Habitables

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*