Fray Bartolomeo: el maestro de Rafael

Por el Julio 25, 2016 en BLOG, Dominicos en el arte
0
0

Fray Bartolomeo es considerado uno de los grandes artistas del Renacimiento en Florencia. Era ya un pintor conocido en la ciudad, cuando quedó impresionado por la predicación de Savonarola y entró en la Orden de Predicadores, en el convento de San Marcos de Florencia. Desde entonces abandonó los temas paganos y se dedicó a pintar obras de temática religiosa.
Fue maestro y amigo de Rafael, quien aprendió de él habilidades en colorear y en el trazo. Sus obras destacan por la perfección de su dibujo y la viveza de sus colores. La Virgen María es la principal protagonista en la mayor parte de sus obras.

Evaluación pictórica

(Wikipedia)

Inicialmente sus trabajos demostraron la influencia del ayudante de Rosselli, Piero di Cosimo, y de Ghirlandaio y Filippino Lippi. Después de la interrupción de 1500 a 1503, empieza a cambiar su visión, tomando de Raphael la representación de la luz y de sus formas de cambio excesivas en los efectos.

Las figuras de Fra Bartolomeo son generalmente pequeñas y cubiertas. Estas calidades fueron alegadas contra él como defectos para probar que su estilo no era el resultado de energía, él pintó la magnífica figura de San Marcos, el Evangelista (considerado como su obra maestra), y la figura de San Sebastián. Se alega que el este último era demasiado expresivo en su sufrimiento y agonía, eso en lo que se basaron para decidir que fuera necesario quitarlo del lugar en dónde había sido exhibido, en la capilla de un convento.

Las composiciones del Fray Bartolomeo son notables en la habilidad en la formación de la luz y sombra, riqueza y delicadeza del color, y por el trazo admirable de las figuras y los drapeados, siendo uno de los primeros pintores en utilizar maniquíes articulados para recrear la anatomía humana.

Más información: Fray Bartolomeo (Wikipedia)

 

La piedad, 1516, Palazzo Pitti.

Sobre el autor

Bellezas HabitablesVer todas las entradas de Bellezas Habitables

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*